Diferencias de la crisis de 2008-2009 y la actual

Articulo

Adivinar el futuro es cosa de magos, videntes o brujos, pero los que pronosticamos la economía y el comportamiento de los mercados financieros no tenemos la “bola de cristal”, tenemos que hacer uso de otras técnicas y herramientas.

Actualmente existe un amplio margen en los pronósticos sobre la actividad económica de este año, así como en el desempeño de los mercados financieros, y lo más común es que se vayan corrigiendo las expectativas conforme se van conociendo resultados, apoyadas por diversas técnicas y estudios.

Los pronósticos que se hicieron a finales de 2019 o principios de 2020 para este año, fueron eliminados totalmente ante la aparición del coronavirus, y ahora han surgido pronósticos sobre la caída de las economías que parecen exageradas, pero la realidad es que a casi cuatro meses de haber iniciado la pandemia, hay mucha incertidumbre, porque no sabemos cuándo terminará, sobre todo en México con el aumento que se está presentando en infectados y muertes.

Al hacer un comparativo entre la crisis actual con la del 2008-2009 destacan dos grandes diferencias. La crisis de hace once años, fue provocada por condiciones financieras de hipotecas subprime y grandes bancos norteamericanos, generando una crisis de liquidez mundial, pero las actividades económicas estuvieron funcionando en su totalidad; mientras que la actual crisis causada por el coronavirus ha generado un confinamiento que ha paralizado las actividades en la mayoría de los sectores. Sin embargo, ahora los bancos y los gobiernos han actuado más rápido, inyectando mayor liquidez que en la crisis anterior para que la recuperación económica sea más rápida, aunque todavía es difícil saber si habrá reactivación en este año.

Es un hecho, que el segundo trimestre del año veremos una gran caída del PIB en prácticamente todos los países, y aunque las expectativas prevén que se irá moderando la recesión en el segundo semestre del año, todavía no hay nada seguro.

También es una realidad, que la recuperación que han tenido la mayoría de los mercados bursátiles en el mundo, ha sido en forma de “V”, apoyada por la inyección de liquidez por parte de los gobiernos y bancos centrales de las economías más desarrolladas, pero la duda sobre la continuidad del alza surge ante la expectativa de los resultados del 2º trimestre que presentarán las empresas, porque seguramente muchas mostrarán un deterioro en su situación financiera, y algunas podrían sufrir rebajas en sus calificaciones crediticias, por lo que no hay que descartar que en julio pueda darse un ajuste a la baja en algunos mercados bursátiles, pero también esperamos que a mediano y largo plazo continúe el alza, mientras los bancos y gobiernos sigan inyectando liquidez.

Artículo publicado en la Editorial del Semanario El Inversionista Mexicano del 19 de junio de 2020.

 

Menú