El Cisne Negro de 2020

Articulo

La teoría del “cisne negro” fue elaborada en 2007 por Nassim Nicholas Taleb, un ensayista, investigador y financiero libanés nacionalizado estadounidense, que hace referencia a la ocurrencia de eventos únicos y exclusivos, muy poco frecuente o inédito, que se genera sorpresivamente y que tiene un impacto espectacular de gran alcance, inclusive llega a tener repercusiones globales.

Muchos analistas trataron de buscar los posibles Cisnes negros que podrían surgir en este año, pero de acuerdo a su descripción un cisne negro es un evento único y exclusivo, impredecible como ha sido el “Coronavirus”, que al parecer ningún analista lo predijo y que ha provocado grandes daños a nivel global.

Los últimos cisnes negros se pueden considerar como el ataque a las torres gemelas, la gran crisis económica global de 2008-2009, y algunas enfermedades y virus que han aparecido en los últimos años, los cuales han tenido efectos sociales, económicos o financieros, porque eran totalmente desconocidos cuando surgieron y no se sabía de los alcances que podrían tener, algunos han provocado grandes daños y otros han sido más moderados.

Los cisnes negros no pueden estar en el papel, porque son impredecibles, lo que se puede hacer cuando aparecen, es tratar de dimensionar su impacto en todos los sectores, aunque los resultados pueden ser lejanos a la realidad.

Actualmente, el coronavirus se sigue expandiendo fuera de China, inclusive ya se hablan de algunos casos en México, y se desconoce hasta cuándo podría erradicarse totalmente.

La realidad es que en el curso de este año, los mercados financieros han tenido grandes pérdidas, en particular los mercados accionarios ya  que al cierre de febrero, los tres principales índices bursátiles de Estados Unidos acumularon una pérdida promedio de 8.0%, pero en la última semana de febrero, la pérdida promedio fue de 11.5%, siendo la mayor que ha tenido en una semana, desde la gran crisis de 2008, lo que implica miles de millones de pérdidas, sobre todo si se suman las pérdidas registradas en todos los mercados bursátiles del mundo.

Sin embargo, las mayores pérdidas podrían darse en la actividad económica mundial, por la reducción en las ventas de diversos sectores, destacando el turismo, la industria automotriz, espectáculos, etc., lo que podría generar un crecimiento de la economía global menor al 3.3% que estimó el Fondo Monetario Internacional en su última actualización de las Perspectivas de la Economía Mundial publicada en enero de este año, pero hasta ahora no hay probabilidades de una recesión global, lo que puede pasar es que se retrase la recuperación. Sin embargo, ante el difícil entorno que prevalece actualmente en los mercados financieros, lo mejor es tomar estrategias de cobertura, o mantener las inversiones en renta fija a plazos cortos, pero es importante considerar que de acuerdo a estudios de expertos, conforme bajen suban las temperaturas la propagación del Covid-19 podría empezar a bajar, y eso daría oportunidad para empezar a tomar posiciones en los mercados accionarios, aprovechando la caída que han tenido.

Publicado en la Editorial de nuestro Semanario El inversionista Mexicano del 28 de febrero de 2020

Menú