El IPC en la línea de fuego