Finanzas Personales

Ventajas de las tasas bajas que hay que aprovechar antes de que vuelvan a subir. 

 

El ciclo actual de las tasas de interés se encuentran todavía en su nivel más bajo, principalmente en los países con economías más avanzadas, rondando niveles del cero por ciento, mientras que en economías en vías de desarrollo y con grado de inversión como México, las tasas de interés fluctúan entre 3.5% y 4.5%, pero hay países que pagan tasas de interés mucho más altas, dependiendo de la situación económica y su riesgo crediticio. Por ejemplo, los países que tienen las tasas de interés más altas son: Venezuela 58.7%, Zimbabue 40.0% y Argentina 38.0%.

Durante las últimas crisis económicas, los bancos centrales de distintos países, han optado entre otras medidas de política monetaria, por bajar las tasas de interés a niveles mínimos, inclusive algunos países tienen tasas de interés negativas como es el caso de Japón con una tasa de referencia de -0.1%, Dinamarca -0.5% y Suiza -0.75%.

Lo que buscan los bancos centrales con la baja en sus tasas, es que la gente adquiera más bienes y servicios, es decir que consuma más para que la economía se reactive. Sin embargo, los ahorradores e inversionistas pueden ver afectadas sus inversiones si la inflación es mayor que los rendimientos que recibe porque su dinero pierde poder adquisitivo, como ocurre actualmente con algunas instituciones en el país. Por ejemplo, el promedio que pagan cuatro de los bancos más grandes del país (Santander, BBVA, Banamex y Banorte) está alrededor de 1.7% anual para una inversión entre $500 mil y un millón de pesos, aunque hay otras instituciones más pequeñas que pagan alrededor del 5.0%, y también están reguladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Un punto positivo de los bancos que llegaran a tener algún problema financiero, es que los inversionistas tienen un seguro administrado por el IPAB de hasta 400 mil UDIs, que de acuerdo al valor actual de la UDI asciende aproximadamente a $2,728,400.00.

La ventaja que tienen las tasas de interés bajas, es que permiten obtener créditos, con intereses más bajos en algunos sectores. Por ejemplo, las empresas que tienen necesidades de financiamiento, o las personas que buscan financiamiento para el sector inmobiliario (casas o terrenos) o automotriz (automóviles), principalmente. Sin embargo, las que difícilmente bajan son las tasas de las tarjetas de crédito, por lo que hay que tener cuidado de endeudarse con ellas.

Menú