La Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo sin cambio su tasa de referencia en un rango entre 0.0% y 0.25%, en línea con lo estimado por el mercado, señalando que podría mantenerla sin cambio hasta 2022. También estima que la economía de ese país caería 6.5% en este año para crecer 5.0% en 2021 y 3.5% en 2022, lo que confirmaría la recuperación en “V”.

Sin embargo, la bolsa neoyorquina cerró con movimientos mixtos, con caída de 1.04% del Dow Jones y un regreso de 0.53% del S&P-500. Por su parte, el Nasdaq siguió registrando nuevos máximos históricos al generar una ganancia de 0.67%, apoyada por las ganancias que también sigue presentando el grupo de las FAANG.

En México, la bolsa volvió a caer por segunda jornada consecutiva, registrando una pérdida de 2.35%, ubicándose el índice S&P/BMV IPC en 38,266.19 unidades, perforando su promedio móvil de 50 días, con el riesgo de caer al psicológico de los 38,000, o inclusive hasta los 37,000 donde se ubica actualmente el promedio móvil de un mes. Desafortunadamente, las expectativas para la economía mexicana son diferentes a la de Estados Unidos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que la recuperación de la actividad económica mexicana será lenta bajo cualquier escenario, aunque considera que tampoco es un factor de riesgo el no contar con un programa de estímulo, como los que hay en Estados Unidos.

En el mercado de divisas, el tipo de cambio tuvo una apreciación de 0.60% con respecto al dólar, cerrando la jornada en $21.746, y quedando dentro del rango de consolidación entre $21.50 y $22.00, mientras que el dólar medido por el índice DXY siguió cayendo hasta 96.17 puntos, aunque registró mínimos de 95.72, lo cual no se había dado desde mediados de marzo. Asimismo, se sigue manifestando la fortaleza del euro (EUR/USD) frente al dólar, anticipando que esta tendencia de debilidad del dólar podría continuar, después de las expectativas que mostró la FED sobre su política monetaria.

Mercados
Menú