Lo bueno y lo malo de las altas tasas de interés en México