Los últimos reportes sobre el coronavirus señalan que cada día aumenta el número de contagios y de muertos, por lo que las expectativas sobre la actividad económica de China se vuelven cada vez más inciertas, repercutiendo ya en algunos mercados financieros.

Aunque las Bolsas neoyorquinas alcanzaron la semana pasada nuevos máximos históricos, el viernes, los tres principales índices bursátiles cerraron con una pérdida promedio de 0.67%, con la posibilidad de que pudieran ajustar un poco más a la baja, primero por el temor a la propagación del virus, segundo porque la mayoría de las empresas han presentado sus reportes financieros del 4T19 y el efecto de los resultados tiende a disminuir. Sin embargo, tampoco esperamos que el ajuste sea fuerte, más bien que consolide.

En México, la caída que tuvo la Bolsa en las tres últimas jornadas generó señales técnicas negativas en el índice S&P/BMV IPC, aunque todavía se mantuvo sobre una línea de soporte ubicada entre 44,150 y 44,200 puntos, la cual debe respetar para evitar una caída de mayor magnitud. Consideramos que el comportamiento que tendrá la Bolsa esta semana estará determinado en gran parte por los resultados que presentarán esta semana varias empresas entre las que están: AMX, ALFA, CEMEX, WALMEX, entre otras que también son parte de la muestra del índice S&P/BMV IPC. También será relevante la decisión que tome el Banco de México sobre las tasas de interés en su reunión de política monetaria del jueves 13 de febrero.

En el mercado de divisas, el dólar acumuló el viernes seis jornadas consecutivas de alza, cerrando el índice DXY en 98.70, donde parece haber encontrado una resistencia. Por su parte el tipo de cambio cerró el viernes en $18.788, con pérdida diaria de 0.72%, pero con ganancia de 0.41% en la semana de cuatro días. En el mercado de deuda, los Mbonos cerraron el viernes con ganancias promedio de 2 puntos base a lo largo de la curva.

Mercados
Menú