Salieron a respirar los mercados