Se adelantan las calificadoras

La agencia calificadora Fitch degradó el miércoles por la tarde la calificación de México de ‘BBB+’ a ‘BBB’ con perspectiva estable, quedando a dos escalones de caer al llamado ‘grado especulativo’, ya que debajo de la nueva calificación queda solamente la de ‘BBB-‘ y después sigue la de ‘BB’. También, Moody’s cambio la perspectiva de la calificación de la deuda soberana de México a “negativa” desde “estable”, pero mantuvo la calificación en A3.

Los argumentos de ambas calificadoras fueron varios, pero consideramos que se están adelantando a que no se logre un acuerdo para que se lleve a cabo la amenaza de Trump sobre la aplicación de aranceles a los productos que importa Estados Unidos de México a partir del próximo lunes, lo que traería un menor crecimiento económico, además argumentan sobre los cambios en la política energética y la frágil situación que enfrenta PEMEX.

La presión que ejercen la calificadoras con la baja calificación y cambio de perspectiva, dejan vulnerable a los mercados financieros de México, afortunadamente, el tipo de cambio tuvo una reacción moderada, al subir con los anuncios de las calificadoras, de $19.517 (spot venta) que cerró (según Banxico), a $19.76 en los mercados internacionales, aunque no se descarta que pueda alcanzar una resistencia que tiene alrededor de $19.93, y máximos de $20.20, de acuerdo a sus indicadores técnicos.

Por su parte, la Bolsa que había estado aguantando la incertidumbre de las pláticas comerciales entre representantes de México y Estados Unidos para tratar de evitar el aumento a los aranceles, podría frenar en 43,500 puntos la tendencia ascendente que ha tenido el índice S&P/BMV IPC en la última semana, después de haber cerrado el miércoles en 43,420 puntos, aunque esta última alza ya fue con un volumen menor, de solo 134.4 millones de acciones.

Menú