A pesar de las medidas y apoyos coordinados que están tomando gobiernos, bancos centrales y organismos internacionales, los inversionistas siguen temerosos de la pandemia del coronavirus que se sigue expandiendo en el mundo.

Después de la caída histórica que sufrió el mercado neoyorquino el lunes, tuvo una recuperación el martes, registrando los tres principales índices de Wall Street ganancias promedio de 5.8%, considerado como un “rebote técnico” debido a la magnitud de la caída que han tenido, pero no significa que hayan tocado fondo, sobre todo porque cada vez aumenta la posibilidad de una recesión global.

Además, tampoco ayuda que Arabia Saudita siga tratando de aumentar su producción de petróleo, porque los precios siguen cayendo, afectando a varios países productores, aunque la caída en sus precios también reduce los precios de la gasolina, lo cual debería tener algún beneficio para México por las importaciones de este producto.

En México, la Bolsa medida por el índice S&P/BMB IPC cerró en 36,862.64 puntos, con una pérdida de 3.21%, aunque llegó a caer a mínimos intradía de 34,775.23, pero logró recuperarse apoyado con un fuerte volumen de 495.3 millones de acciones negociadas del IPC y 622.2 millones del mercado accionario local, demostrando por un lado el pánico de algunos inversionistas, y por otro la compra de oportunidades, aun cuando es probable que todavía sigan cayendo los precios.

Al que le siguen pegando también es al peso mexicano que cerró en un nuevo máximo histórico de $23.17 (spot) según Banxico, aunque en operaciones intradía alcanzó $23.25, sin que Banco de México haya intervenido, posiblemente porque la depreciación es más por movimientos especulativos que por salida de capitales extranjeros debido al premio que paga México en sus tasas de interés.

Mercados
Menú