Empezó el mes de octubre con un fuerte golpe al mercado accionario mexicano, registrando una pérdida de 2.22%, quedando entre las más altas sobre la mayoría de las bolsas del mundo.

El índice S&P/BMV IPC cerró el lunes en 36,626.11 puntos, con un volumen negociado de 123.6 millones de acciones del IPC y un total del mercado local de 210.5 millones, lo cual está entre los rangos normales que está operando.

La caída no estuvo determinada por un sector en especial, las principales acciones perdedoras de la muestra del IPC fueron: Asur B con -5.98%, Orbia* -5.19%, Bimbo A -4.98%, Lab B -4.34% y Livepol C-1 con -4.09%.

La realidad es que no hubo un evento nuevo al que se le atribuya la caída de la bolsa, aunque como siempre se le asigna a los eventos ocurridos durante el día. En este caso, se le achaca a la aprobación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para llevar a cabo la consulta para enjuiciar a varios expresidentes del país, lo cual puede generar mayor incertidumbre política, aunque este era un evento esperado. También se le asigna la caída a una toma de utilidades por el alza que había presentado el IPC desde 35,500 hasta 37,500 puntos en poco menos de dos semanas, pero tampoco justifica una caída como la del lunes.

La caída de Asur B se le atribuyó al anuncio del nuevo aeropuerto que será construido en Tulum.

La caída de la bolsa se detuvo ligeramente arriba de su promedio móvil de un mes, donde vemos una alta probabilidad de que “rebote” en ese nivel, sin embargo, en caso que lo perfore, la caída podría continuar a un primer objetivo en 36,000 puntos.

En EUA, los tres principales índices de Wall Street cerraron con ganancias promedio de 0.69%, de nuevo impulsado por el índice tecnológico Nasdaq que ganó 1.42%.

Mientras la bolsa bajó, el peso se fortaleció hasta mínimos de $21.80, aunque cerró en $21.904 según Banxico, apoyado en parte por el flujo de remesas que sigue llegando al país.

Mercados
Menú