Visión de los mercados

El miedo volvió a presionar al peso

La Bolsa en México logró mejorar su desempeño el jueves, al cerrar el Indice de Precios y Cotizaciones (IPC) en 45,477 puntos, con una ganancia de 0.65%, equivalente a 294.8 puntos, dejando posibilidades de continuar subiendo al próximo objetivo ubicado hasta cerca de los 46,000 puntos, aunque sigue la cautela todavía porque el volumen continúa bajo, al negociar en las acciones del IPC 160.1 millones de acciones y 246.1 millones en el mercado accionario local.

El miércoles, Reuters dio a conocer la encuesta que realizó entre 9 analistas, y la expectativa es que el Indice de Precios y Cotizaciones alcance los 53,500 puntos (mediana) este año, lo que representaría un rendimiento de 17.5% sobre los niveles actuales, mientras que la encuesta previa realizada en febrero de este año, la expectativa era de 57,500 puntos.

En Estados Unidos, los tres principales índices bursátiles de Wall Street cerraron mixtos, con ganancias de 0.38% del DJI-30 y pérdidas de 0.70% del Nasdaq y -0.07% del S&P-500, ante la expectativa de lo que puede pasar en el comercio mundial y las decisiones que tomen los Bancos centrales de EUA y Europa la próxima semana.

En el mercado de dinero, los Mbonos cerraron la jornada del jueves con alzas en sus rendimientos de 5 puntos base promedio, en la parte corta y media de la curva, mientras que en la parta más larga el alza fue de 3 puntos base promedio. El comportamiento de los bonos se le atribuye a los datos de inflación de mayo, los cuales resultaron por debajo de las expectativas, lo que deja una posibilidad de que el Banco de México no aumente sus tasas de referencia en su próxima reunión del 21 de junio, sobre todo si la FED decide mantenerlas también sin cambio en la reunión de política monetaria que llevará a cabo el miércoles 13 de junio.

Al parecer, los mercados han visto con optimismo que Trump aceptó reunirse el próximo 12 de junio con Kim Jong Un, y ser más accesible en la negociación de las tarifas arancelarias con China. Sin embargo, el tipo de cambio siguió presionado cerrando en $20.53 con pérdida de 0.98%, y el dólar también cerró con pérdida de 0.21% según el DXY, lo que demuestra que la depreciación del peso es un efecto totalmente doméstico.

Menú